Salvador Allende fue el Nicolás Maduro de Chile

Escrito por: Alejandro Alevic      Fecha: 06 de Octubre 2019 

 

Nicolás Maduro es un tirano marxista que redujo los indices de obesidad, felicidad, nutrición, PIB de Venezuela y amplió el de criminalidad, pobreza y desnutrición.

Pero, hubo alguien muy parecido a él mucho antes.

Salvador Allende accedió al poder contando solo con el apoyo de 1/3 de la población, la Democracia Cristiana le concedió sus votos en el Parlamento solo con la condición que respetara la propiedad privada y las leyes (Spoiler: No respetó nada). En ese tiempo Chile no tenía un sistema de segunda vuelta en las elecciones, por lo tanto el Parlamento era el encargado de decidir el futuro de Chile.

Una vez en el poder, Salvador Allende fijó precios a los productos, y al mismo tiempo subió el sueldo mínimo, en la práctica significa que al empleador y productor le salía más caro producir el mismo producto porque había que pagarle más a los empleados mientras que al mismo tiempo no podía subir el precio del producto, osea, se creó un ambiente hostíl para la producción en general.

Al mismo tiempo Allende empezó a expropiar empresas y darselas a campesinos que apenas tenían educación, por lo que Chile dejó de producir.

Al igual que Maduro, Allende y los comunistas en general son incapaces de reconocer cuanta culpa tienen en los hechos y se limitan a decir que todo es culpa de EE.UU.

Es cierto que hubo intentos de desestabilizar al desgobierno marxista desde afuera, pero EE.UU. no tenía el control de la economía chilena, Allende al expropiar era el responsable del funcionamiento de esta y por lo visto no tenía idea de economía básica.

Aparte de la pésima gestión económica, en Chile se venía cultivando un clima de guerra civil desde los 60s, Eduardo Frei Montalva no hizo nada para parar esto. Los marxistas llamaban a una insurrección armada contra quienes no pensaran contra ellos, uno de ellos es Carlos Altamirano, presidente del Partido Socialista quien en 1968 llamó a la revolución comunista.

Los partidarios de Allende durante su tiranía lograron amenazar a ciudadanos que eran dueños de terrenos campestres por estar “en contra de la revolución”, además de instaurar un sistema de comida colectivista en el que solo podías tener una cantidad limitada de comida suministrada por el gobierno cada cierto tiempo, entre quienes implementaron este sistema estaba el padre de la actual política globalista y socialista chilena Michelle Bachelet.

Los grupos terroristas de izquierda como el MIR hablaban de matar a sus adversarios políticos para hacer la revolución, ejemplo en el libro “Allende Thank You” José Gregorio Liendo o también conocido por sus partidarios como “Comandante Pepe” dijo:

“Nena Ossa: ¿Cuál es el plan de fondo de ustedes, a corto mediano o largo plazo?

“Comandante Pepe: Tomarnos los campos y los pueblos del sur, violentamente si es necesario, mientras en Santiago el MIR se toma la ciudad y bajan a unirse con nosotros a medio camino.

“Nena Ossa: O sea la meta es ‘tomarse’ todo Chile violentamente. ¿No les importa si muere gente?

“Comandante Pepe: Claro que violentamente. Tiene que morir un millón de chilenos para que el pueblo se compenetre de la revolución y ésta se convierta en realidad. Con menos muertos no va a resultar”.

Para 1973 el país estaba colapsando moral, economicamente y políticamente e iba directo a ser una tiranía marxista y a ser un país comunista subdesarrolado del montón.

El pueblo de Chile al ver esta dramática situación llama a la intervención de las FF.AA. En Agosto de 1973 la mayoría de los diputados escuchan al pueblo y hacen la petición formalmente. La Democracia Cristiana, la cual apoyó a Allende, se arrepintió y apoyó el cese de su tiránica estadía en el Palacio de Gobierno.

La moraleja de esto es: Nunca le creas a los marxistas, disfrazan su fracasada ideología bajo consignas buenistas y bonitas, cualquier ignorante les cree, pero la historia nos ha mostrado quienes son realmente. Unos asesinos.

La respuesta a 1984 es 1973